viernes, 23 de octubre de 2009


algo se detuvo en punto muerto, y fue tan grande ese silencio, fue tan grande el desamor..
restos de un navo que encallaba. yo te quise, yo te amaba, no se bien lo que pasó.
cuando los jazmines no perfuman, cuando solo vemos bruma, cuando el cuento terminó, todo nos parece intranscendente, no es cuestión de edad o suerte, de esto se trata el amor.
tengo que correr, tienes que correr a toda velocidad, a toda velocidad ...
besos de tu madre en el telefono, y la lluvia es un espejo que me ayuda a verte bien,
oigo tu sonrisa que ilumina el estudio y la cocina entre las copas y el café.
tengo que correr, tienes que correr a toda velocidad, a toda velocidad ...
sabe amargo el licor, de las cosas queridas, se acabó lo mejor, ¿quién nos quita esta herida?
tu me pierdes a mí, yo te doy por perdido, es la hora de huir, la despedida..
tengo que correr, tienes que correr a toda velocidad, a toda velocidad ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario