sábado, 7 de noviembre de 2009



Casi sin querer nací, casi sin querer crecí, casi sin querer te conocí
Me gusto tu risa fresca, niño grandullón y tu manera de mirar,
Fue difícil respirar, empece a temblar, y casi sin querer, te besé...

Casi sin querer me rió, casi sin querer te extraño, casi sin querer me enamoré
de este oso cariñoso, niño grandulon, que casi sin querer... me amó
y me llena de caricias, sin la obligación de prometerme eterno amor.

Casi sin querer se olvida, casi sin querer se pierde, casi sin querer se va el amor,
Por eso te estoy queriendo, casi sin querer jurar eterno amor, no sé, no sé, no sé...
Tal vez algún día, nos sorprenda la vejez muy juntos, casi sin querer ..

No hay comentarios:

Publicar un comentario