jueves, 26 de agosto de 2010

Te echo de menos, le digo al aire, te busco, te pienso, te siento, diciendo que como tú no habrá nadie.
Y aquí te espero, con mi cajita de la vida, cansada, a oscuras, con miedo y este frío nadie me lo quita.
Tengo razones para buscarte, tengo necesidad de verte, de oirte, de hablarte. Tengo razones para esperarte, porque no creo que haya en el mundo nadie mejor a quien ame.
Tengo razones, razones de sobras para pedirle al viento que vuelvas aunque sea como una sombra.
Tengo razones para no quererte olvidar porque el trocito de felicidad fuiste tú quien me lo dió a probar.
El aire huele a ti, mi casa se cae porque no estás quí, mis sábanas, mi pelo, mi ropa te buscan a ti.
Mis pies son como cartón que voy arrastrando por cada rincón, mi cama se hace fría y gigante y en ella me pierdo yo.
Mi cama se vuelve a caer, mis flores se mueren de pena, mis lágrimas son charquitos que caen a mis pies.
Te mando besos de agua pá que bañen tu cuerpo y tu alma, te mando besos de agua pá que curen tus herodes, te mando besos de agua de esos con los que tanto te reías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario