miércoles, 29 de septiembre de 2010

dicen que las flores no dejaban de cantar tu nombre, tu nombre cariño
que las olas de los mares te hicieron un chal de espuma, de nubes y lirios

y la luna no se convenció y bajó a mirarte el corazón
y al mirarte dijo que no había visto un sol radiante más bello que mi bendición

tenerte, besarte, andar de la mano contigo
mi cielo, mirarte, decirte un te quiero al oído
yo te lo digo, que bendición!

dicen que las palmas aplaudían al oír tu pasos, tus pasos cariño
que los ríos salen de su cauce al contemplar tus ojos, tus ojos divinos

y un lucero no se convenció y bajo a mirarte el corazón
y al mirarte dijo que no había visto luna llena más bella que mi bendición


No hay comentarios:

Publicar un comentario