lunes, 4 de octubre de 2010

absolut corrientes cocomarola

4 de octubre

Estoy casi seguro que estoy (que estamos) viviendo los mejores momentos de la (nuestra) vida, en corrientes no puedo dudarlo ni x un segundo ; volver al anfiteatro (transito cocomarola) doce años después fue soberbio, profundo y emocionante ; no tengo dudas : cuando mick jagger duerme sueña con esto, con un publico asi para dar un recital de rock intimo pero incendiario para un mar interminable de gentes (supongo que mick sueña con otras cosas o que hace sus sueños realidad pero el megapublico del anfiteatro de merece la parabolica fantasia), mantener la normalidad de los amplificadores y seguir siendo un grupo de rock y convertir todo en tremenda apoteosis de extasis colectivo … ver para creer lo que nosotros vimos … cuando llegue al aeropuerto me encontre con, el campeon, “hiena” barrios , me felicito por “tres marias” (con pablo lescano) y nos deseamos suerte “entre tanto rigor y habiendo perdido tanto”, seguimos peleando y cantando y no perdimos menos de lo que perdimos, pero el premio (o la recompensa) de vivir para tocar en corrientes esta noche es toda la gloria a la que me permitire aspirar ; aunque llegue con lo justo al final (de escandalo, soñado y divino), y la garganta acuso el uso, acabamos de vivir para vivir para repetir otra vez este momento … cantamos “rio manso” y jumpin´jack flash, pero hoy
los clasicos, el folklore, la armonia, la emocion, los himnos, la revolutis fueron nuestra canciones y nuestras guitarras y, por sobre todas las cosas, nuestro pueblo correntino argentino …
Anoche el concierto transcurrio frente a un infierno de angeles taragüi que se perdia en el horizonte oscuro de la noche, la griteria apasionada era ensordecedora, los “in-ears” reventaban de ovaciones que nos daban la bievenida al anfiteatro de nuevo ; tocamos firmes e inspirados en el frescor de la noche correntina, cantamos hasta el limite de la voz rota para una multitud que por momentos fue un coro ensordecedor ;
nada puede compararse con la gloria bendita de estos recitales.
De nuevo mis socios (los angeles del infierno encantador) estuvieron sobrados, inspirados y concentrados ; derrocharon guitarras virtuosas, punteos que perfectamente podrian quedar impresos en letras doradas en la historia de las guitarras ; siempre sobre nuestras irrepetibles columnas, que cada dia tocan mejor, mas bravos y consistentes ; un lujo para ver y escuchar … tardo casi doce horas en despertarme y llegar a mi casa, no puedo dejar de recordar “free bird” en el silencio roto por el motor de la combi ; parte de mis alas de pajaro libre se quedan (a veces) alla donde fuimos a tocar, en alguna parte del instante fecundo y de la libertad.

el crash landing contra el suelo de la otra realidad es violento, paradise corrientes nos dio mucho y demasiado, no me acompañaron las cuerdas vocales apenas si para llegar justo hasta donde tenia que llegar, y despues ya no hacia falta decir ni cantar nada ...

esos conciertos con la gente cantando las canciones como si el alma se les fuera cantando ... cuando el grito sagrado hace una pausa y es el silencio de ochomil personas (o las que corresponda) escuchando atentamente el eco de sus emociones o descubriendo una melodia aparecida ...





No hay comentarios:

Publicar un comentario